La Industria de la Cultura propone bajadas de velocidad

Rotas las negociaciones entre
operadoras y todos los grupos invitados a la discusión, entre los
que no estaban los internautas, la peliaguda cuestión de que si en
España se adopta el modelo Sarkozy, desconexiones a
los que bajen obras protegidas por derechos de autor, o alguna
variedad
de la misma, quedaba en manos del Gobierno.

La Coalición de Creadores e
Industrias de Contenidos
ha decidido entrar en la rueda de
propuestas con la de olvidar las desconexiones y las multas y,
simplemente, bajar
la velocidad de conexión a los infractores.

Las campañas para demonizar a los internautas solo han tenido éxito en sectores muy concretos, y minoritarios, del electorado y el Gobierno que apruebe alguna medida que trascienda de la defensa de los derechos de autor y afecte a los de los ciudadanos, inviolabilidad de las comunicaciones, derecho a copia privada y al acceso a la cultura, sabe perfectamente que en las próximas elecciones contará con varios millones de votos menos.

No es de extrañar pues que la
posibilidad de que operadoras y industria cultural lleguen a un
acuerdo sin intervención política sea el mayor deseo de todos, del
Gobierno actual y de los que intentan llegar a serlo, que no
tendrán que cumplir ciertas promesas electorales en caso de
conseguirlo.

La reticencia de las operadoras a
actuar de espías de sus clientes y tener que montar todo un carísimo
dispositivo nuevo para la vigilancia de las descargas puede verse
suavizada si se adopta esta propuesta.

La discutible teoría de la Coalición
esta es que esos dispositivos ya existen y que se usan ante las
saturaciones de la Red o para controlar el consumo en caso de
los limites de tráfico en los contratos de Internet móvil.

Quizás olviden que habría que meter
en los mismos filtros que ese tipo de contratos a los de tarifa plana
de verdad, todo el ADSL, cable y satélite y,
además, personalizarlos para que localicen no a una centralita
superada por el tráfico, sino a usuarios concretos.

Cargando...