Fuertes protestas por parte de la OCU acusan a Vodafone de activar una tarifa plana por defecto sin

Según fuentes propias de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se dice que Vodafone realiza una práctica ilícita e ilegal definida como cramming. Esta denuncia consiste en que la compañía Vodafone activa por defecto y sin pedir consentimiento al cliente, una tarifa plana de Internet (17,7 €/mes) al adquirir éste un nuevo smartphone.
La excusa por parte de la compañía es que lo hace para evitar gastos mayores al cliente por otras posibles conexiones a la red que resultaran más costosas. Aunque sea como sea, esta activación de servicios sin el consentimiento del titular de la línea es totalmente inadmisible, independientemente de sus motivos.
Además, para rizar el rizo aún más, no era nada fácil después deshabilitar y darse de baja en este servicio que al fin y al cabo el cliente no había contratado. La única solución que ofrecen en este caso desde Vodafone es la migración a otras tarifas de datos, eso sí, más caras.

Desde la OCU lo que se le pide a la compañía prácticamente es la cesación de esta práctica de cramming y el reembolso de todos los importes cobrados a los clientes afectados por esta práctica.

Cargando...