TraceTogether: así podría ser la aplicación para desconfinarnos

El gobierno de Singapur desarrolló esta app, y ahora ha abierto su código fuente

TraceTogether es la app desarrollada por el gobierno singapurense

Captar y memorizar con quien se interacciona gracias al smartphone con el Bluetooth habilitado para poder advertir de riesgos de contagio, a la par que se protege la privacidad del usuario, son los objetivos de la app Tracetogether, que el gobierno de Singapur publicó para poder desconfinar a sus ciudadanos con garantias.

Ahora, este mismo gobierno ofrece el código fuente de dicha herramienta a los gobiernos de otros países para facilitarles la tarea de crear sus propias soluciones, partiendo de esta como base, a la par que se facilita la interactuación entre las apps creadas por los distintos países.

Si el gobierno español aprovecha esta herramienta, así podría ser la app española para el desconfinamiento.

Tracetogether: la herramienta del gobierno de Singapur para gestionar el desconfinamiento

Desde el lunes de esta semana (martes en las comunidades autónomas en las que el lunes de Pascua es festivo) el confinamiento total en España se relaja, para dejar que las empresas reprendan sus actividades productivas, de forma que los trabajadores que no pueden teletrabajar, puedan ir a ocupar sus puestos de trabajo presencialmente. Tomando, eso sí, medidas de protección.

Se prepara así el futuro desconfinamiento de la población, el cual queda pendiente para una fecha todavía no fijada, pero que parece que en cualquier caso irá más allá del próximo 26 de abril, fecha en la que, por el momento, finaliza el estado de alarma.

El quid de la cuestión es cómo va a hacerse este desconfinamiento, de forma que puedan controlarse los acercamientos entre personas sanas pero que pueden ser infectadas, con personas que hayan podido estar expuestas al patógeno.

Dicha información se hace necesaria a las autoridades sanitarias para, en caso que se haya detectado una persona infectada, poder volver atrás en el tiempo y repasar con quien ha estado en contacto y, por lo tanto, podría a su vez haber infectado, de forma que estas personas puedan ser aisladas.

Esto supone que la geolocalización debe ir aparejada a la identificación unívoca de una persona, con nombres y apellidos u otro tipo de identificador. Este punto resulta muy polémico por la pérdida de privacidad que supone ante el sistema.

El smartphone, nuestro compañero inseparable
El elemento tecnológico que facilita nuestro seguimiento para el desconfinamiento es, obviamente, el smartphone. ¿Qué si no llevamos todo el día encima?

Experiencias exitosas en Corea del Sur o Singapur

Dejando de lado las cuestiones éticas y legales, el sistema funciona, y ha demostrado su efectividad en los países asiáticos, concretamente Corea del Sur y Singapur.

En este último caso, el gobierno singapurense ha abierto el código fuente de su app TraceTogether que, como en otros casos, echa mano de la geolocalización en relación a la de los demás ciudadanos que la utilizan, para poder avisarle en caso que se detecte que ha estado cerca o en contacto con alguien infectado.

TraceTogether App
App TraceTogether

La apertura del código fuente de esta app responde a las peticiones que se han hecho internacionalmente, y se hace para facilitar a otros gobiernos la construcción de sus propias aplicaciones de desconfinamiento, basadas como esta en la posibilidad de trazar los movimientos de las personas para poder detectar posibles casos de contagio.

Al poner el código fuente bajo una licencia libre, esto hará que las modificaciones realizadas por otros gobiernos también puedan estar disponibles para su uso por parte de la comunidad para la construcción de futuras aplicaciones.

Quien mantendrá a partir de este momento el código fuente es un grupo de defensores del código libre, sin especificar más, pero entre los cuales podría encontrarse la conocida empresa Red Hat, a tenor de las declaraciones que el gobierno de Singapur recoge en su anuncio.

Nace el proyecto OpenTrace – preservando la privacidad

Con esta cesión del código de TraceTogether a la comunidad, lo que se ha hecho es lo mismo que otras tantas veces: la creación de un proyecto libre comunitario en el cual se basará, a partir de ahora, la app del gobierno singapurense. En este caso, el nombre del proyecto de código abierto es OpenTrace.

Los cimientos sobre los que se yergue esta aplicación son los del protocolo BlueTrace, un estándar que permite que las apps de distintos países puedan funcionar entre ellas, previendo casos cuando se cruzan fronteras.

Es decir, que si España adoptara finalmente este protocolo, un español podría irse de viaje a Singapur, que la app allí funcionaría exactamente igual. No obstante, las descargas de la app TraceTogether se encuentran limitadas a ser realizadas desde territorio singapurense.

Otro tema que ‘ataca’ el protocolo BlueTrace es el de la privacidad. ¿Cómo identificar unívocamente a una persona para avisarla de que vaya a hacerse una prueba si es el caso, preservando su privacidad?

BlueTrace es el framework Bluetooth de tracetogether
BlueTrace es el framework Bluetooth utilizado en esta app, el cual permite identificar a un usuario preservando su intimidad

Pues el problema se soluciona ‘tokenizando’ la aplicación: cada persona recibe un identificador temporal encriptado que permite a las autoridades identificarlo, pero sin saber realmente quien es.

Además, toda la información se guarda en local, en el teléfono del usuario, con solamente una información mínima en un servidor centralizado (el código fuente abierto corresponde a dicho servidor y a las apps para iOS y Android).

Dicha mínima información almacenada en el servidor no contiene datos para identificar al usuario ni para geolocalizarlo, que es la parte de la información que se almacena en local en el terminal del usuario.

Según afirman desde el equipo de desarrollo, esta arquitectura permite que, en el caso de que el servidor se vea comprometido, quien penetre en él no pueda tener acceso a los datos de los usuarios.

Solamente en el caso de detectar fehacientemente un caso positivo, entonces una persona se pondría en contacto con los usuarios de la app y les solicitaría poder tener acceso a sus datos, para poder descartar la posibilidad de infección, o recomendar la realización de pruebas. Ello se haría con el consentimiento explícito del usuario.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más

Curabitur suscipit venenatis justo leo dolor elit. massa at Lorem ut adipiscing