La Banda Ancha como Servicio Universal

Ya va para tres años que el sentir
popular considera que usar un módem 56K para navegar es lo
más parecido a una tortura y que ese derecho esté incluido en el
Servicio Universal ha quedado bastante obsoleto y que, para el
uso actual que se hace de la Red, habría que ampliar eso algo
más.

La cosa ha ido quedando en nada varias
veces y, ahora, el Gobierno ha decidido abrir
una Consulta Pública para que los interesados, usuarios y
operadoras, den su opinión sobre en incluir en este paquete el
acceso a Internet por Banda Ancha.

Por parte de los usuarios fácil es
predecir la opinión, en cuanto a las operadoras, ya es otro cantar.

Habrá que fijar una velocidad nominal
mínima, tarifas, alternativas de acceso por red de telefonía móvil
allí donde las líneas fijas capaces de soportar ADSL de
calidad no lleguen y un calendario de implantación serio.

Con estas condiciones la Banda Ancha
en el Servicio Universal sería un hecho a partir de enero
de 2011
, salvo un pequeño detalle.

Hasta ahora la única que asume este
servicio es Telefónica y, siempre que se ha intentado
involucrar a otra operadora, la desbandada ha alcanzado límites
prodigiosos. Ahora la Consulta quiere saber, aparte de lo
anterior, quienes están interesados en ofrecerlo y en que
zonas y condiciones.

Mucho nos tememos que los voluntarios
van a escasear tanto o más que las veces anteriores. Y en cuanto a
que Telefónica lo asuma sin condiciones, lo vemos difícil.
Si ya protesta ahora,
la pataleta, no exenta de razón, que organice en este nuevo orden de
cosas puede ser homérica y volver a dejar las cosas como están
ahora otra temporada más.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

2s Comentarios

  1. El artículo lo dice todo:
    ¿Quien quiere ofrecerlo?…..como siempre, la respuesta será una: por decreto ley Telefónica…..pena de país….
    ¿Hasta cuando tendrán licencia para ofrecer estos servicios todos los que no están dispuestos a invertir ni un €?
  2. Como Telefónica es la que se tiene que comer los marrones se la compensa liberándola de los precios máximos a los mayoristas y de la obligación de revenderlos.

    Quien no quiera asumir servicio universal que deje de beneficiarse de las ventajas del marco regulador: que compre los accesos de Telefónica al precio que quiera fijar Telefónica y sólo si Telefónica quiere vendérselos.