Batalla por la portabilidad en la telefonía móvil

La competencia en las operadoras de servicios móviles es muy elevada, esto hace que conseguir una porción más grande de la tarta sea un auténtico esfuerzo de marketing y de finanzas para soportar las ofertas tan agresivas del mercado, en especial de las pequeñas como las operadoras virtuales. 
Este tiempo establecido para rechazar la portabilidad ahora es de tan sólo 24 horas, una medida que parecía en un principio favorecer la competencia, en especial de las compañías pequeñas dejando a Vodafone y en mayor medida a Movistar con poco margen de maniobra para poder realizar ofertas evitando la portabilidad, teniendo en cuenta su volumen de clientes, que alcanza el 38% del total de usuarios en el caso de la empresa española.
Sin embargo, las dos compañías más fuertes han sabido sobreponerse y seguir haciendo de las contraofertas un elemento que tiraba por tierra la portabilidades, llevando los niveles de peticiones anuladas a los mismos valores, del 25% al 30% que cuando el proceso de anulación duraba cinco días.

Pero ahora llega una propuesta de Orange, apoyada por Yoigo y los virtuales, para que las portabilidades sean irrevocables. Es decir, que una vez que se hayan pedido, el cliente infiel no se pueda arrepentir. Aducen que desde que se acortó el proceso a 24 horas, la posibilidad de anulación introduce una complejidad que el sistema no es capaz de gestionar. 

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados