Del top-manta al top-mula

Una indudable buena noticia es que la Conferencia Mundial Contra la Piratería, celebrada en Madrid a puerta cerrada, ya ha terminado, y los 130 asistentes han vuelto a sus 48 países de origen. Buen viaje.

Al no haber permitido público en las interesantísimas ponencias, discursos y deliberaciones que han realizado, no nos enteraremos de las trascendentales deducciones a las que se hayan llegado hasta que se publique el informe correspondiente, no obstante hemos buceado en la prensa para obtener algún adelanto de las conclusiones definitivas de tan fundamental evento.

Concienciación social y correcta aplicación de las leyes, esas son las dos armas que consideran fundamentales los próceres de la industria discográfica para que el negocio les siga resultando rentable durante muchos años más. Concienciación nos suena a campañas publicitarias, como la que ya sufrimos comparando la descarga de una canción con la pornografía infantil, la trata de blancas, el trafico de drogas o de armas y otras menudencias, correcta aplicación de las leyes suponemos que se referirán a estricta aplicación de unas leyes impuestas por ellos.El enemigo no son ya para ellos las mafias del pirateo a gran escala de cd´s, que han sido relativamente fáciles de combatir por su posición claramente ilegal y por realizar una actividad indudablemente delictiva, ahora sus enemigo es cualquiera que sienta curiosidad por oír el último éxito de fulanito, en casa , y sin pasar por más caja que lo que le cuesta la linea de banda ancha (más impuestos) y lo que le cuesta el canon, que habrá pagado infinidad de veces cada vez que haya comprado cualquier dispositivo reproductor o de almacenamiento. El enemigo, el que le esta quitando la gasolina del Rolls-Royce, el caviar Beluga y el champan Dom Perignon sois vosotros, la mayoría de los que estáis leyendo esto, y quizás algunos de los que participan en su redacción, edición y publicación.

Significativo es que hayan elegido nuestro país para tan particular evento, venir aquí a comparar el top-manta con las descargas de Internet en el momento en que la LPI esta a punto de ser definitivamente aprobada, pero donde no es delito bajar algo de la Red, siempre y cuando no exista animo de lucro, se nos antoja improcedente y tendente a intentar adecuar la legislación a sus gustos. Pero eso será en otra ocasión, por ahora la LPI nos niega la presunción de que no vamos a trapichear con las descargas de Internet, y nos hace pagar por ello, pero no nos criminaliza por ello aun. Tendrán que esperar a que se cree una nueva ley para evitar que en España sean legales cosas como esta.

Cargando...