Se implantarán nuevas redes para ofrecer servicios de Internet gracias a la intervención del capital público

La intervención del
capital público en unas redes de alta velocidad ya es inevitable.
Las delimitaciones han sido realizadas por parte de la comisaria
europea de Competencia, Neelie Kroes, que mediante sus directrices ha
impuesto la cifra de 300.000 millones de euros de inversión para la
próxima década
. Con esta iniciativa, se sustituirán las redes
actuales de cobre o de cable total o parcialmente, además de
aumentar su capacidad para ofrecer nuevos servicios a través de
Internet.

La comisaria dejó claro
que su intención es “impulsar la inversión en una infraestructura
tan estratégica como la banda ancha, pero sin recrear los antiguos
monopolios ni distorsionar la competencia”.

Para evitar que las
ayudas de las redes mediante administraciones públicas sólo
beneficien a un operador, Bruselas obligará a realizar subsidios
compartiendo el acceso a Internet
a otros competidores durante al
menos siete años. Además, las autoridades nacionales podrán
ampliar el plazo si el operador titular de la red tiene un peso
significativo en el mercado específico de referencia. El regulador
nacional, en nuestro caso sería la CMT, deberá estar atento para
evadir precios excesivos en el acceso de la red.

Estas ayudas se
realizarán mediante un examen previo evaluando las necesidades en
función del área geográfica. Se garantiza la implantación de
redes dónde nunca hayan existido o dónde sólo exista una si el
operador no ofrece todos los servicios requeridos o lo hace a un
precio inasequible para el usuario.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más