D-Link nos explica como acelerar la televisión por Internet

El consumo de televisión a través de Internet (lo que se llama IPTV, por el uso que hace del protocolo IP) ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Si a esto le añadimos el incremento paralelo que ha experimentado el consumo de contenidos de vídeo en HD y UHD (4K) a través de los servicios de vídeo online, obtendremos un panorama en el cual la televisión a través de Internet se convierte en el principal escollo para garantizar un buen rendimiento del resto de dispositivos y aplicaciones con la conexión.

El principal exponente de este crecimiento lo encontramos en las ofertas de los servicios llamados triple play o cuádruple play, que incluyen junto a los servicios de telefonía y conectividad a Internet, servicios televisivos que operan sobre IP y, por lo tanto, “roban” una parte del ancho de banda para dedicarlo a la televisión, disminuyendo con ello el rendimiento de la red para el resto de usos como, por ejemplo, jugar online.

Incluso los hoteles ya están confiando en Internet para hacer llegar los contenidos multimedia mediante streaming a las habitaciones, utilizando para ello la tecnología Multicast.

Dicha tecnología aporta múltiples ventajas, ya que permite enviar a múltiples receptores un único flujo de datos sin necesidad de duplicarlo, lo que permite aprovechar al máximo el ancho de banda y entregar a todos los dispositivos clientes la misma calidad en el tráfico de datos.

No obstante, la tecnología Multicast también presenta sus inconvenientes, como la falta de un protocolo para evitar congestiones de la red o la inexistencia de un control de flujo y de retransmisiones.

Es por ello que si trasladamos esta tecnología a su uso en el entorno doméstico, la IPTV multicast se puede propagar por toda la red y, si se está viendo televisión por internet, toda la red se puede ver afectada, especialmente el entorno Wi-Fi.

Si instalamos algún dispositivo adicional conectado al router de la operadora, este puede actuar como un reenviador de todos los paquetes de vídeo multicast por todas sus interfaces, al no ser capaz de diferenciarlas del tráfico unicast.

Ello impacta negativamente en la experiencia de usuario debido al gran ancho de banda y al intenso tráfico de datos que requieren, como hemos dicho antes, las emisiones en TV de 2K y 4K, ya habituales.

D-Link nos trae la solución a este problema: integrar un switch con capacidad IGMP Snooping a la red.

¿Qué es el IGMP Snooping?

Internet Group Management Protocol (IGMP Snooping) es una funcionalidad que impide que el tráfico multicast inunde toda la red, al permitir que cada dispositivo cliente conectado informe del acceso a un grupo o canal multicast.

De esta manera, los switches pueden actuar como Querier, enviando consultas (queries) y escuchando las peticiones IGMP de acceso a un canal multicast de los clientes (report). El switch solamente enviará el tráfico multicast a los puertos LAN o WLAN (WiFi) de los receptores que lo solicitan. Esto conserva los recursos en los host y en los routers, ya que el tráfico no se expandirá por toda la red, y el exigente tráfico multicast de la IPTV quedará segmentado sólo hacia los puertos y/o dispositivos conectados por WiFi que lo requieran.

Obviamente, D-Link propone a los consumidores sus propios switches con integración de IGMP Snooping: DGS-105 (5 puertos Gigabit, PVP 29 €) y DGS-108 (8 puertos Gigabit, PVP 39 €) para el entorno doméstico, y la gama de Switches Smart (DGS-1100 y DGS-1210), Smart Pro (DGS-1510) y Gestionados (DGS-3630), para los entornos corporativos.

Cargando...