¿Qué va a pasar con el roaming a Reino Unido tras el Brexit?

0

Incertidumbre es ahora mismo la palabra que mejor define lo que está pasando con el Brexit; a estas alturas, la Gran Bretaña ya debería haberse ‘independizado’, tal y como reclamaban los brexiters (partidarios de la salida del país de la Unión Europea), pero todavía no se sabe ni cómo va a ser este proceso, ni cómo van a ser aspectos clave de la futura relación entre la Gran Bretaña y la Unión Europea, como es el caso de la frontera terrestre con Irlanda (en el Ulster), o si va a haber libre paso de personas como hasta ahora.

Uno de los aspectos que nos puede afectar a todos (pues es difícil pensar que el turismo y el intercambio de profesionales vaya a pararse en seco, aunque se pueda ver modificado de alguna forma) es el roaming. ¿Cómo va a quedar después del divorcio que supone el Brexit?

La BBC -televisión y radio públicas en Gran Bretaña- ha querido ahondar en la cuestión, y se ha preguntado qué va a suceder una vez se llegue a un acuerdo de divorcio, si es que esto llega a suceder ya que a estas alturas nada es descartable, y si bien la premier británica ha afirmado que «Brexit means Brexit» (algo así como «hemos dicho que nos iremos, y sin duda nos vamos a marchar«), tampoco sería la primera vez que un político hace valer aquella máxima marxista (de Groucho Marx) que reza que «estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros«.

Un cambio que no será inmediato

Es algo lógico pensar que, si el reino Unido se va a encontrar algún día fuera de la UE, las leyes de esta última entidad supranacional no van a tener validez en el país. Y ello, lógicamente, aplica a los cargos de roaming.

En el escenario de una salida sin acuerdo, las operadoras van a tener carta blanca para hacer lo que les parezca oportuno, lo cual muy probablemente se traduciría en la implementación de cargos por roaming, y probablemente desde el día siguiente al Brexit.

De salir con un acuerdo firmado, habría un periodo transitorio durante el cual no habría un sobrecoste por roaming. Dicho periodo podría durar entre uno y dos años, tras el cual es posible que aparezcan nuevamente dichos costes.

No obstante, y según cita la BBC, el gobierno británico está estudiando imponer un límite máximo al sobrecoste por factura que puede representar el roaming, para no volver al escenario que se había dado años atrás de turistas volviendo a sus países sólo para recibir unas facturas de teléfono abultadísimas, de centenares de euros (o libras, dependiendo de donde procediera el turista) en concepto de uso de datos y realización de llamas en otro país, aunque fuera de la Unión.

Jeremy Wright, Secretario de Cultura del gobierno de Su Graciosa Majestad, ha confirmado a la BBC que la cuestión está siendo estudiada por el ejecutivo, y ha citado la cifra concreta de 45 libras como tope al sobrecoste, aunque esto es de imaginar que responde a los ciudadanos británicos. ¿Y los europeos? Pues habrá que ver si la UE dispone alguna medida al respecto, o cada país regula por su cuenta.

Las operadoras guardan un prudencial silencio

La BBC también cita a las tres grandes operadoras británicas: Vodafone, EE y O2 (esta última, propiedad de Telefónica) afirman que no tienen planes de reintroducir los cargos por roaming, aunque ello no significa que tampoco no lo vayan a hacer en un futuro. Simplemente, o bien no han discutido todavía la cuestión a falta de una resolución en firme de cómo va a ser el divorcio, o bien prefieren mantener la medida a adoptar como secreta para no provocar una «espantada» entre sus clientes.

Cargando...