DCU Earbuds Pro: verdadera magia en tus oídos

Con una profundidad de sonido inusual, son adecuados para cualquier estilo de música

La firma DCU dispone de unos auriculares que estéticamente se inspiran claramente en los Airpods de Apple, pero que no pueden considerarse en absoluto como una copia barata de estos, sino que ofrecen una calidad más que destacable y unas funcionalidades muy interesantes.

Veamos.

Presentación

El packaging es sencillo y elegante: una caja blanca con la imagen del producto en su frontal así como los iconos de sus principales capacidades (control táctil, Bluetooth 5.0, reducción del ruido ambiente, carga inalámbrica, y display del nivel real de carga de la batería), mientras que en su parte trasera tenemos información ampliada con los pormenores técnicos de estos auriculares.

Una vez abierta la caja encontramos el manual de usuario, consistente en unas pocas hojas (su manejo es extremadamente simple), el estuche contenedor para llevarlos con los auriculares dentro sobre una bandeja y, cuando retiramos esta, tenemos el cable Lightning para la carga, y un blíster con dos pares de almohadillas de silicona de dos tallas distintas por si nos van mejor para el ajuste en el interior de la cavidad de la oreja.

Me ha resultado curioso el detalle de que el cargador sea Lightning, acostumbrado a microUSB o USB-C. Si bien el rendimiento del Lightning es superior al que proporciona un microUSB, no lo es respecto al USB-C, aunque sí ofrece una mayor robustez.

Al respecto, otra consideración: si uno no posee un iPhone o iPad, seguramente este será el único cable de tipo Lightning que tendrá en su casa, por lo que perderlo supondrá casi seguro tener que comprar otro, mientras que si extraviamos un microUSB o o un USB-C, es muy probable que tengamos otro cable para sustituirlo, dada la multiplicidad de dispositivos que lo emplean y podemos tener. En este punto entraría en juego la carga inalámbrica, a la que me refiero más adelante.

Diseño

La ‘inspiración Airpods’ es patente en el diseño de estos auriculares, pese a que, como podemos apreciar en las imágenes, sus líneas no son iguales, aunque parece que estéticamente bevan de las mismas fuentes.

En este sentido, podemos apreciar un mango más corto (y, en consecuencia, una caja de transporte también más pequeña), una curva más suave en la parte superior del auricular, y un abultamiento en los auriculares de DCU que no encontramos en los de Apple.

Caja de transporte de la DCU Earbuds Pro
Caja de transporte de la DCU Earbuds Pro

Por otra parte, el color blanco inmaculado se ve ‘roto’ por detalles de color negro exactamente en los mismos lugares que los Airpods, e incluso la arandela metalizada de la parte inferior del mango nos recuerda a los auriculares de la marca de la manzana mordida.

Arandela inferior
aquí podemos ver la arandela en la base del mango, como en los Airpods de Apple

Configuración inicial

No incluyen ni requieren de aplicación instalada; al sacarlos de la caja buscan emparejarse con un dispositivo conocido y, de no encontrarlo, inician un nuevo proceso de emparejamiento que podemos forzar también pulsando tres segundos sobre la zona táctil (de la cual hablo más adelante). Los localizaremos desde el dispositivo bajo el nombre de DCU earbuds.

Al ser un dispositivo Bluetooth 5.0, permiten la conexión de cada uno de los auriculares de forma independiente a un dispositivo distinto.

Como ya he tenido algún problema con anterioridad con esta funcionalidad, decidí probarla, por ejemplo, conectando el izquierdo al smartphone con un contenido de YouTube, y el derecho a un tablet con Spotify. Y, efectivamente, es posible.

Con dicho uso, los auriculares son verdaderamente independientes, es decir, que podemos tenerlos puestos con un contenido distinto en cada uno (lo cual no es recomendable para nuestra salud mental, pero bueno, ese ya es otro tema…).

También podemos utilizar esta funcionalidad para, en un momento de necesidad, compartir un par de auriculares entre dos usuarios. O ir por la calle con solo uno de los auriculares para poder escuchar el ruido ambiente (si vienen coches, por ejemplo) con la oreja que nos queda libre, algo que no podemos hacer con unos auriculares que no sean Bluetooth 5.0, puesto que se conectarán a través de uno de los dos al dispositivo.

Finalmente, destacar que el uso de cada auricular de forma independiente permite también que, cuando acabamos de utilizar uno, lo podemos guardar en su correspondiente caja sin perjuicio del que queda en servicio.

Calidad del sonido

Muy buena. Seguramente un melómano recalcitrante les encontrará puntos débiles, como un sonido un poco cavernoso, pero la verdad es que es un producto adecuado para la escucha de todo tipo de música, desde los potentes bajos del estilo heavy, hasta los graves del jazz de Charles Mingus.

Detalle de los auriculares
Detalle de los auriculares

Particularmente, por el aparente efecto de reverberación del sonido que favorece más a los bajos, me inclino hacia que sus virtudes tienden más hacia los tipos de música que hacen un uso de instrumentos de este tipo. Y eso es todo un mérito en unos auriculares intraurales, que no están precisamente dotados para ofrecer buena calidad en los bajos. Tampoco nos flipemos, no llegan a ofrecer la calidad de unos circumaurales, pero eso es lógico -y ningún auricular intraural puede ofrecerla- por las limitaciones físicas de espacio.

No obstante, uno de los pocos puntos que podemos censurarles a estos auriculares es que los sonidos que quedan en un punto medio no acaban de sonar con toda la sonoridad que deberían, lo que no es óbice en absoluto a que podamos disfrutar de cualquier estilo de música.

La profundidad del sonido es también otro de los puntos destacables de estos auriculares, pues a veces nos dan la sensación de estar utilizando unos auriculares supraaurales. Es un momento, obviamente, y sin duda a ello ayuda mucho que al ser Bluetooth 5.0, sean verdaderamente estéreo.

En algunos momentos, hasta consiguen dar la sensación perfectamente reconocible de que los auriculares ‘tiemblan’ por la intensidad del sonido, algo que en otros auriculares intraurales se nota menos.

Por lo que respecta a la cancelación del ruido externo, esta se encuentra en una línea normal para unos auriculares de este tipo, no destaca excesivamente pero es suficientemente correcta.

Si tuviera que ponerles nota en este apartado de calidad de sonido, no será un 10, ni tampoco un 9, pero un 8,5 a buen seguro que sí.

Comodidad y sensaciones de uso

No son incómodos, esto debo dejarlo claro desde el principio, pero con un uso prolongado se me han acabado haciendo algo incómodos. También es cierto que este es un aspecto muy personal, y que las orejas de cada persona y las sensaciones que de ellas se desprenden son distintas, pero el problema con el que me he encontrado es que ‘los noto’, es decir, sé conscientemente que están allí, y con el paso de las horas acaban molestándome y tengo que quitármelos ni que sea un rato.

Probablemente, esto se deba a la configuración del cuerpo y la curva que realiza la almohadilla que debe entrar en la oreja.

Control

Nunca consigo que me funcionen bien los controles táctiles de ningún conjunto de auriculares intraurales; debo tocar en un espacio demasiado pequeño para los dedos tan grandes que tengo. Dicho esto, el sistema que emplean los Earbuds Pro es tan efectivo, que hasta a mi me ha resultado simple y útil.

La zona táctil se encuentra en el mango de cada uno de los auriculares, y no basta con darle un ligero toque para que capte la pulsación, hay que presionarlo notablemente (normalmente, y para hacerlo bien, tendremos que agarrar el mango con dos dedos, uno de los cuales hará la pulsación), lo que nos ahorra errores por pulsaciones involuntarias al manipular los auriculares para otra cosa, como ajustarlos.

Zona táctil de los DCU Earbuds Pro
En esta imagen podemos apreciar, en el mango la zona más plana (en forma de rectángulo) para el control táctil de estos auriculares

En la reproducción de música podremos pausar y reanudar (con un toque), y pasar a la pista siguiente o la anterior (dos y tres toques respectivamente), mientras que con mantener pulsada la zona durante tres segundos, activaremos el asistente inteligente del sistema, sea este Siri, Google, Bixby o Alexa.

Los auriculares nos dotan de una ayuda a la hora de saber si hemos hecho las pulsaciones correctas, consistentes en unos sonidos indicadores, tantos como pulsaciones hayamos hecho o, en el caso de activar el asistente, un sonido agudo un poco más largo.

El control táctil también lo podemos emplear para descolgar llamadas o rechazarlas (un toque breve y mantener pulsado unos dos segundos respectivamente).

Como valoración global, el control táctil está muy bien trabajado, y los indicadores de audio nos son muy útiles para saber si, efectivamente, hemos tocado las veces que necesitábamos y en la zona adecuada del auricular.

Batería

Sobre las tres horas cada una de las cargas gracias a su batería incorporada de 35 mAh, que se recarga al guardarlos en la caja, la cual presenta una batería interna con capacidad de 300 mAh.

Esto nos da una autonomía total teórica de algo más de ocho cargas, lo que representa 24 horas de reproducción no continua. Suficiente para llevárnoslos a un viaje sin tener que preocuparnos por llevarnos el cargador con nosotros.

¿Cumple con estos números? Si, sobre las tres horas con cada carga sin dudas, tal vez y con uso intensivo no llega a esas 24 horas no continuadas teóricas, pero se queda muy cerca, en las 22-23 horas.

La caja de transporte y carga también incluye un botón de carga inalámbrica en su parte posterior, compatible con el estándar Qi (y para el cual, la misma DCU dispone también de una base de carga).

Punto de carga inalámbrica
Parte posterior de la caja de carga y transporte, en la cual podemos apreciar el punto de carga inalámbrica

Otros

Son a prueba de sudor y al polvo, para aquellas personas que gustan de escuchar música u otras cosas cuando practican deporte, o bien necesitan poder atender a su teléfono en modo manos libres.

Lo he probado y mantiene bien los auriculares, pero es una funcionalidad que debe comentarse más a largo plazo. Y, sinceramente, no hago tanto deporte (aunque debería)…

Conclusión

Como todo producto, tienen sus ventajas e inconvenientes, y con el precio que tienen hay que sopesar bien unos y otros para poder decidir su compra. ¿La recomendaría? Sí, y por los siguientes motivos: muy buena calidad de sonido, profundidad de este, bajos potentes sin menoscabo de los graves, un Bluetooth 5.0 que nos permite el uso de cada uno de los auriculares de forma independiente, un buen control táctil, y una batería destacable.

Los ‘peros’ consisten en una comodidad que, con un uso prolongado, me ha acabado por resultar no tan cómoda (aunque esto es algo muy personal, debo reconocerlo), y un sonido que pese a ser muy bueno, no es perfecto.

Los Earbuds Pro pueden ser adquiridos en la tienda en línea de Amazon.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más

odio Phasellus facilisis venenatis dapibus vel, tempus luctus Praesent dolor. felis ut