¡Que no te la cuelen! Controla la edad de quien entra en tu web

Esta solución no almacena datos de identidad ni en local, ni en remoto

0

Nota: este es un contenido patrocinado

Admitidlo: cualquiera de vosotros intentó entrar alguna vez, antes de cumplir los 18, en un lugar ‘para mayores’. En mi caso fue en alguna discoteca, y creo no estar confesando ningún crimen lo suficientemente grave como para provocar que la policía venga a buscarme tres décadas más tarde, si digo que lo conseguí gracias a que la naturaleza hizo que pegara ‘el estirón’ muy pronto en mi vida, con lo cual -y pese a un rostro todavía aniñado- parecía mayor de lo que en realidad era.

Desde el punto de vista del infractor, y más con la distancia del tiempo, estas transgresiones de la ley parecen pequeñas heroicidades, pero si se miran desde el otro punto de vista, pueden meter al empresario y personal responsable del local en una situación muy apurada. Y ver como a un pequeño héroe al infractor que le cuesta una multa o, incluso, pena de prisión -y que cierren su local-, es lo último que se le pasa por la cabeza.

Con el advenimiento de Internet y, por ejemplo, la tan extendida pornografía, el problema de la verificación de edad ha pasado del entorno offline al online. Los empresarios de sectores ‘sensibles’ tienen un nuevo problema ante ellos, de más difícil resolución si cabe, puesto que a diferencia del acceso a locales, en el mundo online no tenemos delante al jovenzuelo para llamarle la atención y decirle que debería estar en su casa estudiando en vez de intentando colarse donde sea.

La inteligencia artificial entra en escena

Go.cam es una aplicación online que, de forma muy simple y a través de la cámara de fotos/vídeo de cualquier smartphone o tablet, o de la webcam de un ordenador, es capaz de realizar un análisis facial para estimar, de forma totalmente objetiva, la edad de quien tiene delante.

Utiliza tecnologías de inteligencia artificial, además de que ni el usuario tiene que instalar nada, ni siquiera la página web a la que se quiere implementar un control de acceso con verificación de edad, ya que toda la infraestructura del sistema reside en los servidores de la compañía que produce Go.cam.

Dicha compañía es la francesa GSI Développement, mientras que el servicio está alojado por CC Média, una compañía igualmente gala. Por lo tanto, todo se encuentra en territorio de la Unión Europea y, por consiguiente, siguiendo las estrictas reglas de privacidad y protección de los datos de los usuarios que exige la legislación europea.

Pero, por si la detección de rostro no fuera concluyente, la persona que solicita el acceso al sitio tiene una última posibilidad de identificarse como mayor de edad, exhibiendo a la cámara un DNI, pasaporte o carnet de conducir, del cual se reconocerán los datos clave, como la fecha de nacimiento.

De esta forma, se evitan falsos positivos que resultan frustrantes y desembocan en la pérdida de un cliente legítimo, algo que nadie desea.

¿De verdad esos crios pueden estar en el concierto?
¿De verdad esos crios pueden estar en el concierto? Pues no quiero ni saber donde se meterán por Internet…

Discreción asegurada

Reconocimiento facial, escaneo del DNI,… todo esto implica datos sensibles que permiten identificar unívocamente una persona y vincularla con un servicio que puede resultar comprometedor en según qué entornos. Por lo tanto, no es deseable que esta información salga a la luz pública.

Para evitar que haya una fuga con una información sensible, lo mejor es que dicha información simplemente no exista. Y ese es el modelo que GSI Développement aplica: Go.cam, verificación de edad anónima y gratuita, no transmite ni almacena datos de forma permanente.

Para poder realizar la operativa, se cargan unos datos en memoria y se almacenan temporalmente pero, una vez realizada la verificación, estos datos son eliminados de forma que nada queda almacenado permanentemente ni en el ordenador del usuario, ni en servidores centrales.

Es más, ni la compañía que ofrece el servicio al que hay que controlar el acceso, ni GSI, pueden llegar a conocer la identidad real de la persona que solicita la verificación y, por lo tanto, acaba accediendo (tampoco la identidad de a quien se le deniega el acceso por no cumplir con la edad legal).

Para poder ver como funciona, tenemos a nuestra disposición una demo online muy simple.

Un marco legal creciente

Sitios de entretenimiento para adultos, así como servicios online de apuestas, están topando sistemáticamente y en todos los países, con lobbies que realizan campañas en su contra y que denuncian los peligros que los menores corren al acceder, y es por ello que nos encontramos con un marco regulador que ejerce un control más férreo y demanda más salvaguardas por parte de la empresa que maneja un sitio web de esta clase.

Por ello, Go.cam es una solución idónea de cara no sólo a cumplir con las leyes, sino también a demostrar a las autoridades que, efectivamente, se cumple con ellas.

Su uso ya se ha probado en Francia, país con unas leyes muy restrictivas en lo que se refiere al acceso de menores a contenidos catalogados para su consumo por parte de personas mayores de edad. Es el caso de XLoveCam, el servicio de webcamers más popular del país, que lo está utilizando actualmente.

Cargando...