El triunfo de los teléfonos móviles de “marca blanca”

Es fácil encontrarse cada día noticias relacionadas con los smartphones. Que si el iPhone 4 es el más fiable del mercado, que si ahora el Nexus Two se llama Nexus S y las fotos filtradas están retocadas, etc..
Muchas de esas noticias suelen tener como protagonista terminales de gama alta muy codiciados, pero que sólo unos –relativamente– pocos usuarios deciden adquirir: su elevado precio o la contratación de una tarifa de datos adicional suele echar atrás a muchos. Algo normal si tenemos en cuenta que, por ejemplo, un iPhone 4  libre vale 600 euros o algo más si lo cogemos con cualquier operador en España y una tarifa de datos.
¿Merece la pena pagar tanto dinero por un móvil? Hay gente que opina que sí, los que no, prefieren terminales de bajo coste que, si bien no tienen las mismas especificaciones técnicas, cumplen con las exigencias de sus usuarios.
En España es de sobra conocido el éxito de las marcas blancas, productos más económicos con un nivel de calidad bastante bueno en líneas generales. Este fenómeno llegó a la telefonía móvil hace unos años y parece que se están asentando.

Empresas como Vodafone apostaron en su día por distribuir móviles de bajo coste producidos por fabricantes pequeños. Yoigo por su parte, apostó por introducir en nuestro país terminales fabricados por compañías asiáticas como Huawei o Zte. La última en apuntarse a esta tendencia ha sido Orange con varios teléfonos distribuidos bajos el nombre del operador.
Su éxito se ve reflejado en un estudio que hace unos días la firma de investigación Gartner ha publicado. El análisis señala que el mercado de los fabricantes sin marca ha crecido un 35% en el último trimestre respecto al mismo periodo de tiempo el año pasado.
Carolina Milanesi, analista de Gartner, cree que este crecimiento no es algo efímero y que espera que el volumen de ventas sea mayor en el último trimestre del 2010. Este tipo de terminales suele satisfacer las necesidades de su público objetivo: teléfonos sencillos con las funciones básicas con  rendimientos aceptables y fáciles de usar.
Por supuesto no todo son ventajas, y como dice el refrán “nadie da duros a cuatro pesetas”, por lo que, como con el resto de terminales, siempre es bueno documentarse, ver qué ofrecen y conocer las opiniones de los usuarios antes de realizar la compra.

Categorias: Gadgets

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados