ADSL en nuestras vidas

ADSL son las siglas de Asymmetric Digital Subscriber Line (“Línea de Abonado Digital Asimétrica”) Es una tecnología de acceso a Internet de banda ancha, lo que implica una velocidad superior a una conexión tradicional por módem en la transferencia de datos. Por un mismo cable transcurren tres canales de comunicación, que son, el de envío de datos, el de recepción de datos y el de servicio telefónico normal.
La línea de ADSL empezó a generalizarse en España a partir del 2003. Gracias a esta nueva tecnología pudimos empezar a hablar por teléfono mientras alguien estaba conectado a Internet, algo muy ventajoso para el vivir diario de los clientes.  
Fue rápida su penetración en la población,  ya que la línea ADSL usa una infraestructura que era existente (la de la red telefónica básica). Esto fue positivo, tanto para los operadores que no tuvieron que afrontar grandes inversiones para la implantación de esta tecnología; como para los usuarios, ya que en poco tiempo podían disfrutar del servicio.
Pasados los años, el ADSL permitió realizar aplicaciones multimedia cada vez más complejas, hasta llegar a lo que hoy conocemos como la Web 2.0, que tanto está revolucionando el mundo hoy en día.

Durante estos años, se ha publicado mucha prensa negativa sobre esta tecnología, alegando que es el origen de muchos de los problemas sobre la protección intelectual, debido a las aplicaciones P2P que permiten el intercambio de archivos entre usuarios de la red. 
Cada día se ofertan conexiones con mayor banda ancha en el mercado español, llegando a ofertar algunas compañías hasta 50 megas de conexión. Pero, ¿es esto realmente cierto?
Desde el 2005, se popularizó esta técnica lingüística por parte de los operadores de telefonía para comercializar sus redes de banda ancha. Con la utilización de la preposición “hasta”, consiguen evitar las sanciones por publicidad engañosa ya que siempre prometen más de lo que rara vez pueden cumplir.
De esta forma, las compañías telefónicas alegan que ellos nunca ofertaron esos megas de ADSL, pero si que ofrecían la posibilidad de obtenerlos si el cliente contrata su red.
Hay muchos motivos por los cuales un cliente puede ver reducida su velocidad de banda ancha. Entre las principales; la distancia de la central al edificio, así como el estado de calidad del cableado. Aunque puede influir también el simple funcionamiento de un secador de pelo, como el frigorífico de la cocina.
Ante este problema, es recomendable no fiarse de lo que los comerciantes te ofrecen ya que aseguran darte más de lo que pueden. 
El cliente pude encontrar comparativas de operadores de líneas de banda ancha en blogs como “ADSL Ayuda” y así poder valorar previamente los servicios, precios y velocidad  que ofrecen cada una de la compañías.

Categorias: Nacional

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados