Los números de TESAU.

Según Reuters el grupo Telefónica prevee para 2006 un aumento de ingresos entre un 34 y un 37%. En 2005 según la misma fuente, tuvo un beneficio récord, el más alto en la historia de la operadora y solamente superado en España por Santander Central Hispano.

Todo esto hay que conjugarlo con el anuncio de un ERE para unos 1400-1500 trabajadores en 2006. El objetivo es reducir la plantilla desde los 40.500 trabajadores a finales de 2002 hasta 25.500 en 2007.

No estaría mal recordar una noticia anterior donde se analizaban las consecuencias mas penosas de tanto número. Detrás de esta fachada se encuentran las precarias condiciones de trabajo de toda la pléyade de contratas y subcontratas, cuyos empleados son los que dan la cara día a día frente a los clientes solucionando la multitud de averías de un bucle de abonado con un pésimo mantenimiento.

Mi última experiencia personal con una avería de mi línea fue kafkiana.
Lo explicaré brevemente, de la noche a la mañana me quedé sin tono, es decir, sin sonido en el terminal telefónico.
Desmonto el PTR y mido con un polímetro la entrada de la acometida. No me mide tensión, con lo cual la avería está fuera de mi domicilio.

Vía telefónica y en la web le indico a TESAU que la avería no está en mi domicilio, que en mi calle he visto una obra y por la fachada de la misma pasan todos los cables que llegan a un repartidor en muy mal estado, y medio abierto.

Justo a las 48h, se presenta en mi domicilio personal técnico de ITETE, (contrata que tiene la concesión en mi comunidad), con la intención de revisar el PTR. Le indico que compruebe ese repartidor en la obra de mi calle, me indica que tiene que revisar el PTR.

Después de hacerlo comprueba que no hay tensión en la acometida…sale a la calle y unos 15 minutos después vuelve y me indica que ya tiene resuelto el problema. Contemplo con estupor como quiere conectar el alambre acerado que lleva el cable para darle rigidez y usarlo como conductor.

Le indico que ese alambre no es uno de los conductores del par a lo que me contesta directamente: ¿usted es el técnico?, yo le indico que no pero que como no busque dónde está roto el verdadero hilo conductor de cobre, el sale de mi vivienda y yo mando una queja a TESAU al instante.

Total…sale otra vez y después de una hora ya estaba el problema resuelto. Ahora mi cuestión, ¿habrá hecho bien el empalme o estará preparado para oxidarse a la intemperie y producir otra avería dentro de “X” tiempo?.

Quizás la culpa no la tenga el técnico que vino a solucionar mi avería, sino la presión a la que se ve sometido en estas condiciones de trabajo tercermundistas.

Urge ya que TESAU se implique ya en un Plan de Mantenimiento Integral que solucione de una vez por todas la precariedad y la explotación a la que se ven, (nos hemos visto), sometidos los técnicos del sector en este país.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más