Todos en contra de la LPI: SGAE, ACAM e internautas

Está claro que todos los internautas estamos en contra de la LPI, lo extraño es que la SGAE y la ACAM estén de acuerdo con nosotros.
Los usuarios estamos en contra por unos motivos y ellos por otros muy diferentes, la ACAM se opone al establecimiento de una comisión que solucione conflictos por las tarifas del canon sobre soportes digitales.

Hablando “en plata”, no están de acuerdo en que les controlen más de cerca todo el dinero que pueden recaudar y a criterio de esta comisión modificar la tarifas.
Sin embargo muchos colectivos afirman que esta reforma se ha realizado casi al dictado de las asociaciones de autores, sin contar con otras partes interesadas como la industria y los usuarios.
La razón que expone la ACAM para esta oposición es la introducción de la figura del comité de Propiedad Intelectual, con capacidad para mediar ante posibles problemas con la tarificación, algo que la propia SGAE cree que “abre la puerta a la fijación arbitraria de las tarifas por el uso que terceros hagan de las obras”.

La Acam pide que sus socios sean considerados como “trabajadores de la creación” que “no desean que nadie que no hayan elegido fije el precio de su trabajo”. Además, exigen que “no se excluyan del pago algunos de los conceptos contemplados en la vigente Ley”.

A esto es lo que ha dado lugar el Gobierno que tenemos y su sumisión a las entidades privadas de gestión, parecen que todas quieren decir…”todo por la pasta”…y nosotros borreguitos a pagar.

Fuente: navegante.

Ampliación:

Reflexiones

Sorpresa, o mejor dicho ¿Sorpresa?, la SGAE ha analizado la nueva Ley de Propiedad Intelectual aprobada hace un par de semanas en el Congreso, sí la que tanto presionó para que se aprobara, y ha descubierto que es una encerrona judeomasónica, orquestada por el comunismo internacional y en contra de su proyección en lo universal.

Ya se quejaba su presidente Teddy Bautista de que en un año como fue 2005, en que todas las compañías discográficas y productoras audiovisuales anunciaban perdidas, la SGAE solo consiguió ingresar 320 millones de euros, un 11% más que el año anterior. Ahora se enfrentan a un nuevo lastre en su sufrido transcurrir, y ese lastre se llama LPI.

Es en extremo cruel que, con los buenísimos bufetes de abogados con los que cuenta, la nueva Ley, la que nos sangra por canon por copia privada vayamos a hacerlo o no, le impida usarlos como espada de Damocles para amenazar al que ose contradecirles. Si alguien esta descontento con la cuantía del canon que le imponen, simplemente una comisión de arbitraje decidiría, y claro, así cualquiera puede protestar.

Otra cosa seria el “o pagas o a los tribunales”, muchos más pagarían sin rechistar para evitarse gastos e incomodidades de un largísimo proceso, en el que los abogados de la parte contraria siempre serian mejores en cantidad y “calidad”, incluyendo agencias de detectives privados capaces de airear tu vida privada en fascículos coleccionables.

Tampoco andan muy contentos con la limitación del concepto copia privada. Se entiende como copia privada legítima, por la que ya pagamos el archirepetido canon, la que se efectúa a partir de la posesión de un original legal, original por el que hemos pagado ya de todo y a todos.
Pues no les parece bien, ¿ y si alguien es tan malévolo y retorcido como para hacer la copia a partir de una emisión radiofónica o televisiva? En este horrendo supuesto la SGAE solo pillaría cacho de la empresa emisora, que paga sus derechos por emitir esa obra, y del propio criminal, que en algún lado tendrá que meter la copia y, use el soporte que use, habrá pagado canon por tener donde grabarla.

Espantoso seria que simplemente se declararan ilegales esas copias, todas las que no estén hechas a partir de la posesión de un original físico. Eso supondría que no se podría cobrar un canon por la comisión de un delito, seria un sofisma legal, y muchos de los soportes que ahora lo pagan tendrían que dejar de hacerlo y muchos de los que, en un futuro cercano, esta previsto que lo paguen no lo harán.

Contra la aberración de que una ley impida cobrar a una persona varias veces por lo mismo ya se han levantado, además de la propia SGAE en general, algunos de sus afiliados en particular, como pueden ser, así nombrando a los que más me suenan, Pedro Almodovar, Fernando Colomo, Luis García Berlanga, Jose Luis Garci, Manuel Gutiérrez Aragón, Alex de la Iglesia o Carlos Saura. Que me disculpen los demás que no menciono, pero es que no los conozco de nada.

Y ahora la ACAM se da cuenta de lo mismo. Dios los cría y ellos se juntan.

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más