Reino Unido y Francia

No se escapa France Telecom de pagar 80 millones de euros de multa. Tras años de apelaciones, el Tribunal de Apelación de París ha confirmado la sanción impuesta a la operadora francesa por un delito que por estos lares nos suena bastante: abuso de posición dominante.

El proceso se inició en 1999, cuando Internet Neuf presentó una demanda contra France Telecom por impedir su entrada en el mercado de Internet por banda ancha. Desde entonces, todos los tribunales por los que ha pasado la demanda han coincidido en que la postura del operador galo dominante , ademas de muy fea y poco solidaria, fue extremadamente grave y causante de gran daño a sus rivales. Durante tres años, con su filial Wanadoo en el mercado minorista y sus propias ofertas en el mayorista, les hicieron la vida imposible a la competencia, de ahí la multa que ahora deberán abonar, y que es un récord en cuanto a su cuantía en el país vecino.Mientras en el Reino Unido se entretienen en otras cosas, y las discográficas, ya sabéis, las compañías que ganan dinero a costa de los autores y de los consumidores, sin hacer nada más que darle a la manivela de hacer copias de cd´s como churros y venderlos a precio de caviar y luego aseguran que sin ellos no habría cultura, se dedican a ayudar a la policía a buscar delincuentes. Y no solo los localizan, si no que también deciden lo que hay que hacer con ellos.

En esta nueva onda, tras arduas investigaciones, donde lo más seguro es que hayan delinquido ellos mismos contra las leyes de privacidad que protegen a los ciudadanos, han localizado a 59 terribles criminales, e incluso saben el nombre de uno de ellos. Este grupo de hampones se dedica a compartir canciones por Internet. Por ahora se han limitado a solicitar, por su cuenta parece, sin recurrir a los cauces legales, a los ISP que le dan conexión a estos gansters que les corten la conexión.

Quizás el próximo paso sea crear su propio grupo de operaciones especiales para entrar a bombazo limpio en los domicilios de estos delincuentes. En la privacidad de sus conexiones, donde se supone que solo de puede con una autorización judicial, ya lo han hecho. Este sistema, indudablemente, supondría un gran ahorro en los presupuestos policiales, que salen de los impuestos que pagan los ciudadanos, por lo que las discográficas no solo contribuirían a la expansión de la cultura, si no que asumirían un gasto que, a la larga, beneficiará la economía familiar de los contribuyentes. Unos auténticos filantropos esta gente

Cargando...