Así buscarás trabajo en el futuro

Fotografia del usuario the Italian voice en Flickr bajo licencia Creative Commons

La irrupción de la inteligencia artificial (IA) afectará a muchos de los aspectos cotidianos de nuestra vida. Por ejemplo, en el ámbito de la planificación de viajes. Ahora, juntemos esta tendencia con algo tan necesario como cambiante en nuestros días y en el futuro: el puesto de trabajo.

En un futuro próximo que ya nos está llegando, no vamos a tener tan claro el trabajar toda nuestra vida en un único puesto. Seguramente, nuestros padres y más aún nuestros abuelos, han pasado toda su vida laboral trabajando para la misma compañía o, a lo sumo, han cambiado una vez o dos de empleo.

Ahora haced el ejercicio de preguntar a la gente joven de vuestro entorno, de entre 20 y 40 años, cuánto tiempo hace que están en el mercado laboral, y cuántos empleos en empresas diferentes han tenido. Pocos serán los que se hayan mantenido “fieles” a un sólo empleador.

Esta tendencia de cambiar de puesto de trabajo cada cierto tiempo se irá asentando entre nosotros cada día más con el paso del tiempo. Y esto nos crea un problema: nos pasaremos casi tanto tiempo buscando trabajo como trabajando de forma efectiva. ¿Como podremos solucionar este contratiempo?

Dejando que la inteligencia artificial trabaje por nosotros

Uno de los problemas derivados de esta situación es que, cuando acabemos de un trabajo, tendremos que buscar otro, por lo que también se incrementarán los tiempos en los que no estemos haciendo nada, la cual cosa puede perjudicar a nuestra economía.

¿Qué os parecería si la inteligencia artificial trabajara por nosotros buscándonos, valga la redundancia, trabajo?

Según la consultora Gartner, que en estos días celebra su simposio anual en Barcelona, el futuro a medio plazo de las actividades de búsqueda activa de empleo será el uso de inteligencia artificial con la cual analizar los perfiles de los candidatos para cruzarlos con lo que buscan los empleadores.

De esta forma, cuando nos encontremos en un puesto de trabajo, tendremos un software de inteligencia artificial que estará calculando la fecha en que podríamos dejarlo (o ser despedidos), y cruzando nuestros datos con las previsiones de oferta de puestos en el futuro según nuestras preferencias.

La relación con la agencia de colocación del futuro podría ser tan simple como, una vez hayamos sacado nuestras pertenencias de nuestra oficina, entremos a nuestra cuenta, y recibamos las ofertas ya preparadas para, el mismo día, pasar por la entrevista de trabajo.

A lo mejor ya pasaremos por esta viniendo, de camino a casa, del trabajo que acabamos de dejar/perder…

Nuestros datos en el mercado

El aspecto negativo de lo que, hasta ahora, parece una facilidad absoluta para encontrar una nueva ocupación, es que los sistemas de inteligencia artificial que nos busquen dicho nuevo trabajo deberán utilizar nuestros datos para acertar al máximo con el puesto de trabajo óptimo.

Nuevamente, nos encontraremos con la disyuntiva de proporcionar o no nuestros datos a un servicio online; cuantos más proporcionemos, mayor será la tasa de acierto y, pretendidamente, nuestra satisfacción con nuestro nuevo trabajo.

Pero estos mismos datos pueden servir para trazar nuestro perfil de una forma muy exacta y venderlo a terceras partes. O pueden ser objeto de latrocinio.

El control de nuestros datos puede, por lo tanto, escaparse de nuestras manos, y acabar provocando que alguien que no deseamos nos conozca muy bien…

Share

Categorias: Internacional

Etiquetas:

Deja un comentario!