En detalle: así es el Royole FlexPai

0

Este pasado viernes informaba del lanzamiento comercial del primer smartphone del mercado que monta una pantalla flexible, aunque a mi pesar, no pude proporcionar una información completamente contrastada, al encontrar dificultades con la información obtenida del dispositivo.

El hallazgo de la página web del fabricante (cuyo nombre escribía, según la información hallada, como Rouyu, cuando en realidad es Royole) me ha facilitado el poder acceder a la información completa sobre el dispositivo, el FlexPai (y no FlexiPai, como corría por Twitter el viernes).

Una edición para desarrolladores

Leí una opinión por Twitter de alguien que había asistido a la presentación y había podido “jugar” un rato con el FlexPai, y su opinión -vertida a través de la red de microblogging- es que no se trataba de un producto final maduro, sino de una demostración de las posibilidades de la tecnología de las pantallas flexibles que buscaba posicionar a la fabricante en el mercado de cara a una futura eclosión del uso de dicha tecnología.

Lo cierto es que este terminal viene etiquetado como una “edición para desarrolladores”, lo que indica que se recomienda solamente para profesionales de la tecnología que quieran experimentar con las posibilidades de las pantallas flexibles.

Por cierto que Royole, la compañía fabricante, es una especialista en dicha tecnología, contando con productos que van desde las pantallas de dispositivos como el presente smartphone, hasta la integración de pantallas flexibles en productos como camisetas (eso sí, a un precio exorbitante de más de mil euros).

Royole también vende su propiedad intelectual, facilitando que otras fabricantes puedan desarrollar sus propias soluciones de pantallas flexibles.

Tres pantallas en una

Cuando está plegado, el FlexPai es pantalla por su parte frontal, la posterior y un lateral (que es donde hay la “bisagra”). La pantalla lateral sirve, como en el caso del formato edge de Samsung, para mostrar notificaciones como mensajes o llamadas entrantes.

Una vez desplegado el dispositivo, estas tres pantallas se transforman en una sola de 7,8”.

En esta imagen podemos apreciar el Royole Flexpai completamente plegado, con tres contenidos diferentes en cada sección de pantalla. En primer plano, las notificaciones en el lateral
En esta imagen podemos apreciar el Royole Flexpai completamente plegado, con tres contenidos diferentes en cada sección de pantalla. En primer plano, las notificaciones en el lateral

El sistema operativo que utiliza, el Water OS basado en Android, controla las diferentes funcionalidades de la pantalla, ya que recordemos que a diferencia de las dos pantallas del ZTE Axon M, el presente terminal no cuenta con varias pantallas diferenciadas, sino con una sola pantalla física que se puede doblar.

La pantalla queda por el borde exterior, pudiendo utilizar las apps y las funciones del dispositivo (como responder a una llamada) tanto por una cara como por la otra.

Esto también explica por qué hay una sola cámara (como ya dije en mi anterior artículo, con doble objetivo, de 20+16 Mpx), ya que si queremos hacernos una selfie, simplemente giramos el teléfono y podemos operar con la pantalla que queda en la parte donde vemos la cámara.

Al desplegar la pantalla a formato tablet, los objetivos de la cámara también quedan apuntando hacia nosotros.

Potencia para ser un flagship

Pese a ser un demostrador de la tecnología, el Royole FlexPai no se queda corto en lo que se refiere a prestaciones: monta un SoC Qualcomm Snapdragon de la serie 8 (sin especificar nada más, aunque por Internet corre que es el 855, también conocido como 8150) de ocho núcleos funcionando a 2,8 GHz.

La versión “básica” (aunque la denominación no le hace justícia) presenta 6 GB de RAM con 128 GB de almacenamiento. A partir de aquí, saltamos a los 8 GB, ya sea con 256 o 512 GB de almacenamiento. Dicho almacenamiento puede ser ampliado mediante tarjeta microSD de hasta 256 GB.

La batería, de la que el viernes no podíamos dar muchos más datos que una tecnología que le permite cargarse hasta un 80% en una hora, es de polímero de litio de 3.800 mAh, con carga de 5V/5A, y un puerto USB-C para cargarla, que también hace las veces de puerto para el traspaso de datos.

El teléfono, plegado y desplegado en formato tabletLa tecnología de la pantalla flexible es AMOLED, como ya he dicho de 7,8” en modo desplegado (no se indica el tamaño de las distintas pantallas lógicas una vez el terminal está plegado), con una resolución de 1920×1440 píxeles, con una densidad de 308 ppp. La relación de aspecto es 4:3.

Si bien los datos técnicos de la pantalla no la hacen sobresaliente, si más no sí la hacen adecuada para ofrecer una buena calidad, y más para su uso profesional.

Otros datos del Royole FlexPai son que dispone de conectividad Bluetooth 5.1, doble nano SIM, el sistema de geoposicionamiento soporta las constelaciones GPS y Beidou, sensor de huella digital, y que sus medidas (desplegado) son de 134×190,35×7,6 mm.

Alguien que estuvo en la presentación afirmó que es incómodo para llevar en el bolsillo, reafirmando la hipótesis de que no se trata de un producto finalizado, sino de un demostrador de tecnología. Lo cierto es que, por las imágenes que he podido ver, cuando está plegado abulta mucho.

Tal vez, en el futuro, en aquel chiste que dice “¿es que llevas una pistola en el bolsillo, o que te alegras de verme?” podamos sustituir la pistola por un smartphone plegable. Algunos de los terminales que tenemos en el mercado hoy en día, sin ser plegables, ya nos permiten sustituir el uso de la pistola por el de smartphone…

Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo, pero puedes optar por no seguir si lo deseas. Aceptar Leer más