Google cede a la presión de Trump y veta a Huawei

Con o sin razón, la multinacional china Huawei está siendo sometida a un verdadero acoso y derribo por parte del gobierno estadounidense, acusada de espiar para el gobierno chino, y en el marco de una guerra comercial entre ambos países.

Según informa en exclusiva la agencia Reuters a través de una fuente no revelada, Alphabet -la compañía madre de Google- ha cortado toda relación comercial con Huawei, lo cual incluye la transferencia tecnológica y el servicio técnico en todo aquello relativo al hardware y el software.

¿Qué implica esto? Pues entre otras cosas que la multinacional china no va a disponer de acceso a Android, con la excepción de la base del sistema que se encuentra disponible bajo licencia libre (recordemos que Android bebe de las fuentes de un proyecto abierto colaborativo).

Lo más grave, no obstante, es la imposibilidad de acceder a la tienda de aplicaciones Google Play, ya que ello implica que los terminales Android de Huawei no serán capaces de actualizar las apps instaladas.

¿Ello va a afectar a los actuales poseedores de teléfonos Huawei? Según un portavoz de Google citado por Reuters en el mismo artículo, no, pero la multinacional norteamericana todavía está evaluando las implicaciones.

Sin dar más detalles sobre el tema, este mismo portavoz afirmava que «para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las actualizaciones de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes«. ¿Una garantía? Sí, pero por el momento, mientras la administración Trump no presione para obtener algo más de Google/Alphabet.

Así, ¿quienes se verán afectados por este veto? Los futuros modelos de Huawei y, posiblemente, quienes activen un teléfono una vez se inicie el veto (aunque esto no es seguro, puede ser que se juegue con la fecha de lanzamiento o presentación del modelo, o con algún otro parámetro).

No obstante, y si las cosas se ponen «feas», los poseedores de un terminal Huawei podrán recurrir a tiendas de aplicaciones alternativas como Aptoide, y la misma Huawei podría optar por tomar como base el Android libre (AOSP, Android Open Source Project) y personalizarlo, o bien recurrir a ROMs alternativas como LineageOS.

Google tampoco es la única compañía a la que se le ha solicitado cortar sus lazos comerciales con Huawei; Reuters cita a otros fabricantes estadounidenses como Broadcom, Intel o Qualcomm, por lo que el negocio de portátiles de la marca china también podría verse afectado.

Queda pendiente ver cómo afectará este veto en Europa ya que, habiendo un contrato en vigor, es posible que Huawei presente recurso ante las autoridades europeas, y estas fuercen a que Google siga suministrando los servicios a la fabricante china, por lo menos hasta la finalización del contrato vigente.

También queda por ver cómo afectará al resto de las compañías chinas. Ahora es Huawei, pero el gobierno estadounidense tiene el ojo fijado en el país asiático, por lo que la próxima podría ser, por ejemplo, Xiaomi, o ZTE. Probablemente, ahora mismo dichas empresas están analizando el peligro que corren y pensando en posibles soluciones. ¿Es plausible un frente común de estos fabricantes para crear una alternativa al Android de Google?

En cualquier caso, el anuncio es devastador para las perspectivas de negocio de Huawei en todo el mundo, pues muchos posibles compradores de uno de sus terminales puede repensar su adquisición en un futuro próximo.

Incluso si, por algún motivo, la sanción acaba por no ser aplicada o es matizada, con sólo el miedo de que esto pueda pasar -y corregido y aumentado- en un futuro próximo, es probable que muchos consumidores descarten la adquisición de un smartphone Huawei. El daño ya está hecho.

Cargando...